Viaje a Camboya, genocidio : ¿puedes creer que un grupo político fue capaz de matar a entre un MILLÓN Y MEDIO Y TRES MILLONES DE PERSONAS de su misma raza, en solo CUATRO años y frente a la comunidad internacional sin que nadie -o casi nadie- dijera NADA?

¡IMPRESIONANTE!

Aquí quiero contarte mi experiencia de viaje a Camboya y lo poco que conocí sobre la dolorosa historia de este país.

Así mismo, cómo creo que este genocidio moldeó la imagen que, a primera vista, reflejan los camboyanos – desde mi percepción com viajera– y unas cuantas reflexiones que me hice entre lágrimas, con el corazón acongojado.

Sin lugar a dudas, ésta fue una manera muy cruda de abrir los ojos y de potenciar mi consciencia sobre el otro, el yo y el nosotros, no como conceptos independientes; sino como lo que son: una parte y un todo conectados fuertemente entre sí.

Viaje a Camboya: lo que debes saber sobre el genocidio.

Viajar a Camboya, un cambio drástico

Foto tomada de Mochilerosentailandia.com

Llegué a Camboya a través de la frontera del sur que limita con Vietnam. Un paso muy tranquilo donde el cambio de paises es muy evidente.

De un país Comunista a una Monarquia (sí, Camboya es uno de los 43 paises que aún tienen Rey sin contar al Vaticano).

Desde el punto de vista físico, ya notaba la diferencia:

En general, los vietnamitas son de baja estatura, muy delgados y con tez blanca;  sus ojos rasgados y las facciones de la cara, muy sutiles. Por su parte, los camboyanos son un poco más grandes, de color más moreno; sus ojos son un poco redondeados y  su nariz ancha y, si soy sincera, son muy parecidos a nosotros, los latinoamericanos.

De culturas y costumbres ni se diga. Pero lo que más me impactó, de norte a sur, (sobretodo en Kampot y en la capital Phom Pen) fue la dureza de los rostros de muchos de sus ciudadanos. Sus miradas retadoras y enojonas. Su aparente falta de cordialidad.

Digo aparente porque es solo una vaga percepción. Hay ser capaz de salir de  uno mismo y dar uno (o más pasos) hacia ellos.

En las primeras tres semanas de estar en Camboya, tomé una posición muy apática.

¿Cómo era posible que los vietnamitas con todo lo que sufrieron durante tantos años, fueran tan amables con el turista y siempre tuvieran una sonrisa para regalarte; en cambio los camboyanos “nos recibieran” con malgenio”?

-Que egoísta fui, ahora que lo pienso-

Solo fue en Phom Pen, cuando vi la pobreza y la desigualdad; cuando se hizo más evidente  la “mala cara” y la prevención en el trato, que tumbé mi ego.

Mi percepción era un holograma o mejor, un caparazón que se formó muy fuerte como un acto de defensa personal, de supervivencia. Como la secuela de un fuerte y RECIENTE  pasado.

Genocidio en Camboya, una contrareloj de Humillación, explotación y muerte entre hermanos.

Foto camboyano con cráneos del genocidio

 

LOS DATOS GENOCIDIO EN CAMBOYA

Por porcentaje, el genocidio de camboya es el mayor en toda la historia de la humanidad.

Durante 4 AÑOS  murieron entre un MILLÓN Y MEDIO Y TRES MILLONES DE PERSONAS, la CUARTA PARTE DE LA POBLACIÓN* del país  . Ejecutado por miembros de su misma raza.(*Datos aproximados)

En una de las prisiones ilegales, la S/21, ingresaron más de 20.000 presos y solo sobrevivieron 7

Se hallaron más de 20.000 fosas comunes

Y la lista continúa

Para resumirte la historia, por allá en 1975, cuando por fin estaba acabando la también terrible guerra que se libró entre Estados Unidos y el Vietnam Comunista, comenzó a gestarse un supuesto cambio social en Camboya, EL AÑO CERO DE LA KAMPUCHEA DEMOCRÁTICA.

Bajo la excusa de proteger al pueblo y de “purificar a la población”, los Khemer Rojos  un grupo político/militar integrado puramente por camboyanos, llegaron a las ciudades y poblados en un desfile de tropas “celebrando” la nueva era.

Todos estaban felices, lo que la gente no sabía, era que dos días después iba a comenzar el INFIERNO.

Foto de los Khemer Rojos en la ciudad y foto de prisionero torturado
En la primera foto, llegan los Khemer Rojos a la ciudad (1975) / Segunda foto, camboyano siendo torturado por los Khemer Rojos. Foto tomada de El Mundo

Los Khemer, en cabeza de  Pol Pot, tenían una ideología Maoista  y querían instalar el socialismo en el país, donde la agricultura fuera la base de la economía.

Su estrategia fue el exterminio de la población. Crueldad, sangre y humillacion.

Desalojaron TODAS las ciudades. OBLIGARON a todo el mundo a salir de sus casas, a pie, como pudieran. No imporataba si tenías plata o no. Si eres viejo o bebé.

La excusa: protegerlos de una supuesta bomba estadounidense.

La verdad: querian que todos se desplazaran hasta el campo, donde los obligarían a trabajar como esclavos en los campos de arroz.

A todas las personas estudiadas, líderes; gente profesional o que se veía como tal,  los mataban de inmediato o los llevaban a las carceles inventadas y a los campos de concentración a torturarlos hasta su muerte.

Si tenías gafas equivalía a firmar tu sentencia de muerte, porque para ellos, los lentes era ser intelectual. No querían que el pueblo pensara.

Fotos de prisioneros asesinados en la S21
Fotos de prisioneros de la S21 muertos. Son de los pocos registros que quedaron con la caída del régimen.

LOS ANIQUILARON, CASTRARON SUS CEREBROS CON EL MIEDO.

Al resto, les cortaron el pelo igual a todos. Les hicieron teñir sus ropas de negro. Les quitaron sus pertenencias personales, porque ante el estado todos debían ser iguales; no seres individuales.

Les controlaban la ración de comida al mínimo, los ponían a dormir en unas chozas y los obligaban a hacer trabajos forzados durante horas y horas.

El modelo fue un fracaso. Nadie sabía como cultivar el campo, nisiquiera los Khemer. El pueblo nunca se reveló, este sangriento dominio terminó con la intervención armada de Vietnam

monumento a vietnam en la capital de camboya

Ahí va entendiendo uno…

Hay una pelicula de Netflix que tenés que ver sí o sí para que entendas esto. Se llama “Se Lo Llevearon”, dirigida por Angelina Jolie.

😭 Lloré TANTO viéndola 😭. La trama es lenta, pero considero que es muy fiel a la realidad.

En uno de los diálogos, se ve cómo el ejercito de los Khemer Rojos, adoctrinaban a niños para la guerra, les decían: (parafraseando)

No lloren. El otro no puede ver ni un ápice de debilidad. Caras rudas, sin sonreir. Ellos (el supuesto enemigo extranjero) nos quieren matar, primero vamos a acabar con ellos.

¿Se te hace conocido eso?

SÍ… es la imagen que proyectan. Así es como los obligaron a mostrarse. Así es como los adoctrinaron.  Eso fue lo que percibí de ellos en mi viaje a Camboya.

Pero en realidad no son así, sus corazones son bellos, son amorosos; tienen esperanza, fe en la familia; tienen aguante.

Eso que lo que uno percibe, es una de las tantas consecuencias del exterminio. Además que es muy, muy reciente…

Esta matanza de los Khemer Rojos fue solo hace 40 años.

¡40 AÑOS!

  • Gran cantidad de las personas que vi en Phom pen estaba por esa edad. Son personas que les tocó vivir esto.
  • Son personas que vieron morir a sus familiares; que aguantaron hambre, que lo perdieron todo. Son sobrevivientes.
  • Son personas que hoy en día conviven con sus victimarios, que muchos de ellos NUNCA ACEPTARON SUS CRÍMENES.
  • Son personas que vieron cómo este asqueroso grupo en cabeza de Pol Pot hacían todo esto ante la comunidad internacional, que se quedaba callada y hasta algunas naciones apoyaron económicamente esta “falsa causa”.
  • Son personas que en cuatro años, (1975 a 1979) vieron cómo LA CUARTA PARTE DE SU POBLACIÓN FUE EXTERMINADA a manos de personas de su misma etnia.
  • Son personas que tuvieron que esperar hasta el 2001, para que el gobierno Camboyano autorizara  las investigaciones frente a este Holocausto. Y solo hasta 2014, pudieron ver como condenaron a dos de los principales líderes a cadena perpetua.

¿Y Pol Pot, el máximo líder del exterminio? … bien, tranquilo. Esa “persona”  pidio exilió y muchos dicen que murio al lado de su familia, disfrutando de sus nietos

En uno de los puntos del audioguía, en la S21 escuché las declaraciones de él ante la justicia.

NUNCA aceptó nada. Dijo que todo era un invento para desprestigiar su régimen. Nunca se arrepintió. Qué tal el descarado. 😤😤😤😤😤😤😤

FOTO TUMBAS EN LA S21 de phon pen camboya
Patio de la prisión S21, en Phom Pen. Al fondo, las tumbas de las últimas personas asesinadas en estas instalaciones.

DÉJAME RESPIRO…

¿Lo comprendes? , yo también. Después de saber esto no los vi igual. Sentí empatía. Sentí dolor, los quise.

(También comprendo por qué Angelina Jolie se enamoró de este país. Se tatuó en su lengua y hasta adopto una hermosa bebé)

Si quieres leer más sobre el Genocidio de Camboya:

POR FAVOR, lee pronto mi siguiente artículo sobre la S/21 una escuela que se convirtió en la principal prisión del ejercito delos Khemer Rojos.

Un infaltable si visitas Phom Pen y algo que debes conocer estés en el lugar del mundo donde estés.

Reflexiones de una viajera: autogenocidio en Camboya

Estar de cerca de esta realidad me hizo odiar a la humanidad.

Sentí muchas cosas, como rabia.

¿Dónde estábamos el resto del mundo en ese momento?, ¿por qué hay personas qe pueden llegar a ser tan crueles? .

¿Hasta dónde puede llegar la ambición por el poder?. ¿Hasta qué punto nos debemos “quedar callados”?. ¿Por qué aún hoy en día satanizamos tanto al otro porque piensa diferente?, ¿por qué excusamos nuestra CEGUERA y falta de acción en que “no son asuntos nuestros”, en que “todo está bien”.

Te invito a que leas, a que te informes sobre este trozo de historia y sobre las muchas otras cosas que han pasado, pasan y pasaran en el mundo.

Así, te entenderás más a ti y a mi; y juntos, construiremos una mejor versión de esta sociedad.

Este viaje a Camboya, junto con la visita que hice en Vietnam al Museo de la guerra, me tocaron otras fibras más profundas.

Caí en la cuenta que era una indolente de la realidad de mi país.

Soy Colombiana. Esto que vi en esos dos países no se aleja mucho de nuestra historia (con sus diferencias, en esencia es lo mismo). En mi país han ocurrido muchas masacres, muchas que ni tengo idea sobre ellas.

La muerte se nos volvío paisaje. La inseguridad y la corrupción también; peor aún, se volvió un motor para que “todo funcione”.

Y ¿qué estamos haciendo para evitarlo?. NADA.

Tristemente todo se reduce a discusiones políticas. A ideologías.

Espero que te haga sentido esta reflexión.

Ahora no quiero pues que llegue la polarización. ¡A MADURAR PUES!

Recuerda que puedes seguirme en el instagram de Milma o en el mio

Aquí te dejo mis viajes en:

Y si gustas, déjame te llevo a  Filosofando, una categoría llena de aprendizajes.

¡Besos! Espero haberte dejado alguna semillta.

👇CUÉNTAME ABAJO EN LOS COMENTARIOS ¿QUÉ PIENSAS?. 👇

Cata Rojas

Cata Rojas

Comunicadora y viajera que mezclo las dos cosas que más le gusta hacer para CREAR e INSPIRAR. Comunicación Interna / Comunicación digital / Estrategia /Contenido / Marketing Digital

>