Entre camino y camino he escuchado un famoso dicho que reza: “ un viaje se vive tres veces: cuando se PLANEA, cuando se vive y cuando se recuerda”… y sí que es cierta cada palabra.

No hay nada mejor que googlear ese destino al que sabes que irás, mirar qué hacer y fantasear, como si uno fuera de nuevo un niño, con estar ahora mismo dentro esas fotos.

Y ahora cuando por fin estás de viaje (Diossss) es indescriptible como se dispara la capacidad de asombro, la atención  a los detalles, la recursividad. Pase lo que pase en el viaje, cosas buenas o malas; cada experiencia es enriquecedora.

Luego sigue lo no tan chévere y es cuando se acaba el viaje – aunque también es muy bueno regresar – Cuando por fin logramos ubicarnos de nuevo en nuestra vida y superar la depre post vacaciones, pasamos a la tercera etapa que es recordar, revivir las sensaciones, recrear los olores, los sonidos, los sabores… ver las fotos y reírte con tus compañeros de viaje de todo lo que les pasó y otra cosa, que en lo personal me encanta, no perder la conexión con los nuevos amigos que hiciste en el transcurso.

(SUSPIRO)

 

Beneficios de planear tu próximo viaje ¡Apunta!

Pero bueno, no me quiero desviar. Aquí te quiero compartir lo que pienso sobre la primera etapa: LA PLANEACIÓN D EUN VIAJE, porque creo que de las tres, puede ser la que genera algo de controversia. Controversia porque se supone que un viaje es para dejarse sorprender; pero es innegable una buena planeación de tus vacaciones te da básicamente tres beneficios:

  1. OPTIMIZAR DINERO
  2. OPTIMIZAR TIEMPO
  3. SACARLE EL “MAYOR JUGO” A TI VIAJE

1.Planear un viaje te permite optimizar dinero

  • Bueno, empecemos por lo primero: los tiquetes, al menos los de avión se encuentran mucho más baratos si se compran con anticipación; además si sabes que quieres hacer un viaje, puedes estar pendiente de promociones como Lifemiles 2×1, en el caso de Avianca.

Me encontré este artículo sobre cómo conseguir buenos precios en los boletos de avión (eso es toda una ciencia).

  • En cuanto al hospedaje: puedes rastrear durante un tiempo todo tipo de hospedaje (los hostales son mis preferidos) cerca de las zonas donde te quieras quedar. Lo que yo hago no es solo mirar los precios y los comentarios en Tripadvisor; sino que busco en redes sociales a esos hospedajes que me llamaron la atención por relación calidad/precio, así puedo ver si las personas han tenido buenas experiencias y puedo identificar si son de esos lugares que tienen magia, que antojan estar allí. Y con base en lo anterior decido en dónde hospedarme.

(En cambio cuando estás de afán o buscas el hospedaje cuando llegas, estás como jugando a la ruleta, no sabes qué te podrás encontrar. Y posiblemente los precios estén más altos.)

  • Planeando el viaje también puedes ahorrar en las atracciones turísticas: por ejemplo, cuando estaba organizando mi viaje a Rio de Janeiro, encontré que la mayoría de museos tenían entrada libre los martes o los domingos, y logré entrar al mejor museo que he conocido: el Museu do Amanhã y lo mejor totalmente gratis.

Muchos sitios tienen días de entrada libre o de tarifas preferenciales según las horas de visita; de esta manera puedes lograr ahorros que podrás invertir en otra experiencia que no tengas planeada.

2.Planear un viaje te permite optimizar tiempo

Acá la palabra clave es ITINERARIO, y no es hacer uno milimétrico que hasta te diga exactamente a qué horas debes comer el algo, NO.

Pero sí una guía que relacione los días que estarás en un lugar, los sitios y actividades que quieres realizar y la cercanía entre ellos.

  • Hacer el listado de los lugares que quieres conocer
  • Investigar si realmente valen la pena en blogs, redes sociales y plataformas como Tripadvisor. Así depurarás la lista y darás prioridad a cada actividad.
  • Luego, Buscas cuáles quedan más cercanos y los agrupas por sector.
  • Y listo, verás que ahorrarás tiempo en los recorridos, podrás ir los días y a las horas más adecuadas para evitar congestiones y ahorrarás también en transporte. (ahh y es menos posible que te pierdas).

Deja siempre espacio para descansar, para hacer slow travel. Si te gustó mucho un sitio, quédate, disfrútalo. Si en el camino te proponen hacer algo diferente, hazlo.

Por ejemplo yo, en mi viaje a Ecuador, acepté un impulso de dormir dentro de un volcán, era bien lejos de la civilización y solo había ido de paso a conocerlo, no llevaba abrigo, cosas de aseo, ropa de cambio, ¡NADA!, ni siquiera comida, pero definitivamente ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en un viaje.

3.Planear un viaje te permite sacarle “mayor jugo” a tu viaje

Cuando comienzas a investigar sobre un sitio al que irás, lo primero que te encuentras es lo más común, lo más famoso; que claro que es algo que debes conocer, pero no es suficiente.

Existen muchos lugares y actividades que no son tan conocidas por los turistas, pero que son una necesidad para los viajeros (gran diferencia entre estos dos personajes). Un viajero le gusta ver más allá del turismo de masa, por eso le gusta escudriñar antes y durante el viaje, buscar y buscar hasta encontrar; conversar con los locales, aventurarse, perderse … (perderse, una palabra que se me hace tan familiar).

No te quedes con lo primero que encuentres en internet, imprégnate, para que en tu visita todo cobre más significado. Mis consejos:

  • busca películas o documentales hechas en ese lugar o inspiradas en sus calles.
  • Lee libros relacionados de historia, actualidad, novelas, lo que sea…
  • Mira todos los blogger y los vlogger que hayan ido y recopila lo mejor de cada uno.
  • Busca entre tus amigos quién ha ido y escucha su experiencia.
  • Conéctate con gente local, no sientas pena de hacerlo a través de redes o en foros y grupos de viajeros, siempre encontrarás a alguien dispuesto a ese intercambio cultural.
Y buenoooo creo que con todo esto ya tienes más argumentos para perderle el miedo y la pereza a planear con anticipación tu viaje.

Cuéntame ¿QUÉ VIAJE ESTÁS PLANEANDO AHORA MISMO? ¿QUÉ TE HA PASADO POR NO PLANEAR TU VIAJE?

Leave a Reply